Maiceros de Espinal y Guamo avecinan quiebra

Ante las pérdidas incalculables generadas por el uso de semillas transgénicas, dicen que ya no saben adónde acudir y que entablarán una demanda porque llevan cerca de un año pidiendo ser escuchados. Gerson de Jesús Briñez, de Usocoello, dijo que temen porque según las políticas en el país, los agricultores tienden a desaparecer.

La situación por la que pasan más de 100 agricultores de Espinal y Guamo no es la mejor, pues aseguran que cada día que pasa las pérdidas en los cultivos de maíz son más grandes, debido al uso de las semillas transgénicas, lo que los ha llevado a declararse en crisis.

Ante el panorama, que fue revelado por varios maiceros y por el gerente del Distrito de Riego Usocoello, Carlos Rojas, entidad que los agremia, señala que ya no saben adónde acudir porque el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, ha hecho caso omiso a las reclamaciones.

Y refiere, además, que el Estado los ha dejado huérfanos porque el Ministerio de Agricultura está enterado de lo que sucede, y que tampoco han obtenido algún pronunciamiento de la cartera.

Los cultivadores aseguran que lo más preocupante es que la semilla se sigue vendiendo, teniendo en cuenta el daño que les ha generado.

El problema

El Gerente de Usocoello señaló también que el maíz es una alternativa para los agricultores de esta zona del Departamento.

Pero, infortunadamente, el uso de semillas transgénicas ha generado una serie de problemas debido a que en los últimos años no ha cumplido con las expectativas esperadas, pese a que se utiliza tecnologías necesarias para sacar un buen producto.

“El año pasado iniciaron los problemas porque había cruzamiento cuando no debía producirse, y estaban saliendo mazorcas con diferentes colores, luego empezaron a notar que debía hacerse varios controles, cuando se suponía que no se requerían porque ya estaban incluidos”, afirmó Rojas.

Pero, al parecer, el problema más grave radica en que la mazorca no llega completa, ya que cuando se recoge solo tiene cinco o seis granos, por lo que estas situaciones están generando una quiebra anunciada.

“Las pérdidas económicas ascienden a miles de millones de pesos, porque tenemos sembradas siete mil hectáreas de maíz y cerca de tres millones de pesos por cada una, es lo que se está dejando de recibir”, dijo.

La voz de los agricultores

Pedro Antonio Rojas explicó que las recolecciones son muy bajas y que ya han hecho las debidas reclamaciones a la firma productora de la semilla (Pioneer), para que haga un reparo al daño que están causando”.

Contó, además, que las quejas han provenido de unos 180 agricultores, por lo que consideran que la situación es grave e incluso contemplan la idea de entablar una demanda, aunque, admiten, es costoso y demorado.

“Al principio lo anunciamos y no se prestó atención y por tal motivo, llegamos a este punto, vamos a tener una catástrofe con los cultivos de maíz, porque los agricultores estamos poniendo en riesgo la comida de nuestros hijos”, indicó.

Álvaro Villegas dijo, entre tanto, que el maíz es la única alternativa que tiene en el momento, porque los cultivos de arroz y algodón no están dando resultados.

“Queremos que nos presten atención para no ir a la quiebra, aunque esto ya se avecina, ya la crisis es de todos y no de unos pocos”, dijo Villegas.

Por último, José René Cardozo afirmó que le preocupa la negligencia de las entidades, pues la denuncia se viene haciendo desde el primer semestre de 2013 y aún la semilla se sigue comercilizando.

Artículo del periódido "El nuevo día", el periódico de los tolimenses, febrero 26 de 2014

ver nota en el link siguiente:  http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/tolima/regional/211273-maiceros-de-espinal-y-guamo-avecinan-quiebra#sthash.RBBP6ju5.XIMRjxwO.dpuf