Campesinos e indígenas y nuevas masculinidades. Un proceso que camina en el Caribe

Suena un poco extraño que un grupo de agricultores mestizos e indígenas del Caribe colombiano, una de las zonas más golpeadas por la violencia, se hayan organizado para replantear sus construcciones masculinas tradicionales y para trabajar por la equidad de género.

Es una experiencia inédita en Colombia, y en su novedad, desde 2010, el Equipo Masculinidades Caribe viene mostrando que es posible que hombres jóvenes y adultos incorporen en su cotidianidad personal, de familia y comunidad, prácticas de nuevas y mejores masculinidades. Es posible que hombres articulen estas vivencias con sus luchas por una agricultura limpia y responsable, por el derecho a la tierra con dignidad y justicia.

Esto ha venido siendo posible desde 2008, a raíz del interés de la Fundación Swissaid de incorporar en las organizaciones copartes, la reflexión crítica sobre las masculinidades patriarcales, ya que el trabajo de género que venía adelantando con las mujeres, estaba poniendo en la mesa la necesidad de trabajar también las construcciones de género en los hombres.

Así entonces en 2009, el Colectivo Hombres y Masculinidades asume la responsabilidad de operar este proyecto, que inicia con hombres de organizaciones del sur del departamento de Bolívar (Magdalena Medio), pero que luego se asienta en la región Caribe, por razones operativas.

En esta región, las copartes de Swisaid son seis organizaciones, tres de población mestiza, y tres de indígenas zenú, y todas constituidas alrededor de propuestas productivas agrícolas, piscícolas o apícolas. De todas ellas, tres son de mujeres (por sus objetivos y composición), dos mestizas y una indígena.

Las organizaciones señaladas, son:

1.    Asociación de productores indígenas de San Antonio de Palmito, ASPROINPAL, departamento de  Sucre.

2.    Asociación de productores agropecuarios alternativos del resguardo indígena Zenú de San Pedro Alcántara de la Sabaneta, APRALSA, municipios de Momil y Purísima, departamento de Córdoba

3.    Cooperativa de Apicultores Indígenas Zenú, COOAPINZENÚ, San Andrés de Sotavento, departamento de Córdoba.

4.    Asociación de Mujeres el Progreso de San Jaime, Los Palmitos. ASOMUPROSAN, departamento de Sucre.

5.    Asociación de Mujeres de Colosó, AMUCOL, departamento de Sucre.

6.    Asociación Nueva Esperanza, vereda Cañito, Los Palmitos, departamento de Sucre.

Las acciones adelantadas con las personas asociadas a estas organizaciones y con sus bases sociales (más de 25 comunidades rurales o veredales), entre 2010 y 2012, se movieron sobre el eje temático de replanteamiento de las construcciones patriarcales de masculinidad y feminidad, como camino para generar relaciones de equidad de género en las organizaciones y comunidades. Este accionar está traducido en el Proyecto denominado Fortalecimiento de las capacidades de hombres y mujeres para relacionarse desde la equidad de género y generacional, en las organizaciones copartes de Swissaid en la región Caribe.

En virtud del mismo, se han adelantado campamentos de formación, talleres de sensibilización y de capacitación, encuentros de profundización, actividades de réplica, campañas, movilizaciones públicas, intercambio de experiencias, entre otras.

De las anteriores merecen destacarse: actividades de formación y consolidación del Equipo Masculinidades Caribe (integrado por delegados de las seis organizaciones), un Encuentro Interno de Masculinidades (Corozal), un Encuentro Caribe de Masculinidades (Cartagena), Campaña Territorios Libres de Violencias de Género, Marcha de los Hombres con Faldas (Cartagena, Bogotá), participación en actividades de la Red Colombiana de Masculinidades por la Equidad de Género, promoción de Grupos Locales de Masculinidades (06), fortalecimiento de los Comités de Género / Mujeres existentes al interior de las organizaciones, talleres en colegios, formación de un grupo juvenil de teatro, cine foros, teatro foros, atención psico-social, reuniones de planeación participativa, seguimiento y evaluación del Proyecto, por señalar éstas.

A su vez, los contenidos temáticos tratados en las actividades de sensibilización y capacitación, han girado sobre: equipajes de género, sistema patriarcal, pautas de crianza, historia de las luchas de las mujeres, derechos de las mujeres, sexualidad, relaciones intergeneracionales, violencias de género, nuevas masculinidades, hombres y vida doméstica, paternidad, relaciones de pareja, empoderamiento social de las mujeres, el género en las organizaciones.

Ahora bien, todas estas acciones, adelantadas con hombres y mujeres entre los 14 y 65 años, se han ejecutado desde la PERSPECTIVA RELACIONAL DE GÉNERO, como categoría que ha dado lugar para trazar el horizonte político y las estrategias de trabajo a adelantar tanto con mujeres como con hombres, a veces de manera mixta, y en otras por separado.

Para el último trimestre del 2013 y todo el año 2014, el Proyecto se orienta a: ganar incidencia en programas y políticas de las administraciones municipales para que incorporen acciones para la equidad de género, adelantar coordinaciones con otras organizaciones regionales y con las autoridades indígenas, ampliar el trabajo en género con las comunidades educativas (docentes, estudiantes, padres y madres de familia), consolidar los Grupos Locales de Masculinidades y los Comités de Género, realizar el II Encuentro Caribe de Masculinidades, construir la transversalización de la perspectiva relacional de género en las seis organizaciones, y formar consejeras y consejeros comunitarios (primeros auxilios emocionales).

Así las cosas, el trabajo investigativo se ha venido adelantando al ritmo del Proyecto, paso a paso en cada una de sus actividades, a través de observaciones que se van sistematizando con regularidad, de los informes técnicos que se nutren de los respectivos análisis teóricos y experienciales, de encuestas que se han ido aplicando en algunos momentos, de entrevistas a profundidad, las evaluaciones semestrales, notas de campo recogidas en los talleres, fotografías y videos. Todo este conjunto de información se procesa en los informes anuales, dando lugar a un proyecto- que- se- va- investigando (construyendo conocimiento) en la medida en que se va realizando. En este sentido también ha sido una apuesta novedosa.

Resultados

Resultados en imaginarios y prácticas

Las mujeres en las evaluaciones han indicado:

♂       Hay enormes ganancias en el campo del empoderamiento personal y social (incluye a las organizaciones), en la toma de conciencia de derechos frente a las violencias domésticas, en el cuestionamiento de las pautas de crianza de hijos e hijas.

♂       Perciben que ha disminuido la tolerancia social a las violencias de género, un poco más en las comunidades mestizas que en las indígenas.

♂       Identifican que hay respeto a su participación en las reuniones de las comunidades y de las organizaciones, que tienen en cuenta sus aportes y sus posibilidades de tomar decisiones cuando de ello se trate.

♂       Señalan que sus parejas e hijos cuando han estado participando en los talleres, han cambiado prácticas en la vida de familia (tareas domésticas, cuidado de menores de edad, diálogo, afectividad).

♂       Sienten que los hombres que han participado del proceso, son compañeros de camino en su lucha por sus derechos humanos.

Los hombres por su parte señalan:

♂       Quienes son padres, se narran más comprensivos y cariñosos con sus hijos e hijas. Dicen haber dejado el maltrato, ser ahora apoyo moral y afectivo en sus hogares y tener una mejor comunicación. Dicen haber mejorado sustancialmente la relación con esposas, y manifiestan interés en mejorar su vida sexual.

♂       Los hombres manifiestan haber ganado en criterios para el manejo del licor, evitar situaciones de violencia, ser más afectuosos con sus amigos y allegados o familiares; para realizar labores domésticas y atender a su salud personal, por ejemplo.

♂        “Estamos cambiando en los abrazos a los hijos, y ya como indígenas no pensamos que cuando nace una niña es que aseguré el millón” (“dote” por el matrimonio).

♂       La mayoría de los hombres que participaron de los talleres, expresan por lo menos que ya no se consideran hombres maltratadores ni machistas.

♂       Muchos de los hombres ya se permiten expresar sus sentimientos, sea a  través del llanto, las palabras afectivas, los abrazos, la manifestación o consulta de preocupaciones y problemas.

A nivel general:

♂       Hablar de temas de la salud sexual y reproductiva ya hace parte de los temas  de comunicación tanto en el ámbito familiar como al interior de muchas parejas.

♂       El cuerpo se visibiliza como un territorio de cuidado y como una realidad humana que es aceptada y querida.

♂       Se amplió las posibilidades de que entre hombres y entre mujeres se escucharan entre sí, como una posibilidad de auto ayuda entre pares.

Resultados en las organizaciones

♂       Seis organizaciones (tres de mujeres), acogen y desarrollan como propio el trabajo con los hombres y las masculinidades, y lo articulan a los grupos de género / mujeres que previamente han existido en algunas de ellas. 

♂       Todo el proceso ha derivado también en el fortalecimiento de los Comités de Género / Mujeres, existentes en las organizaciones, tanto por lo que han ganado en conceptualización sobre los temas de derechos y otros, como por haber tenido la posibilidad de interactuar de igual a igual con hombres que también están trabajando sus construcciones de género.

♂       En virtud del proceso seguido, las Juntas Directivas han visto la pertinencia y necesidad de incorporar en las organizaciones, la perspectiva relacional de género, como un enfoque transversal para todas sus actividades (tarea que se adelantará para 2013-2014).

♂       Las organizaciones vienen compartiendo con otras, las experiencias tenidas con el Proyecto, y ya varias de las nuevas quieren hacer parte de intercambios y trabajos conjuntos.

♂       Se ha diseñado y editado una Caja de Herramientas Didácticas para que los de los grupos de masculinidades y las de mujeres, adelanten en comunidades veredales, talleres de réplicas sobre los principales ejes temáticos del Proyecto.

Resultados en incidencia social

♂       Ahora el tema de las masculinidades circula en la cotidianidad de hombres y mujeres de la zona, como un tema que hace relación a cambios, a no machismo, a no violencia de género, a no maltrato a niñas y niños, a expresividad afectiva de los hombres, etc.

♂       Ahora el tema de los derechos de las mujeres se afirman en las prácticas cotidianas de ellas y en los imaginarios de ellos, y se movilizan con mayor claridad en las organizaciones.

♂       Hay un reconocido posicionamiento de la propuesta de no violencia contra las mujeres, niños y niñas, y visibilización de grupos de hombres comprometidos con ello.

♂       Este aspecto ha ido circulando por las comunidades a través de la Campaña Territorios Libres de Violencias contras las Mujeres, niñas y niños, y entre los hombres, y varias otras actividades de réplica adelantadas por las organizaciones y el Equipo Masculinidades Caribe. Todavía falta recorrer el camino de cero tolerancia social a que ello siga ocurriendo.

♂       Las comunidades reconocen que se han ido fortaleciendo con la cualificación de la participación de las mujeres adultas y jóvenes al interior de ellas.

♂       Los y las jóvenes han ganado presencia / representación y posibilidades de participación activa en todas las organizaciones participantes, y en algunos espacios comunitarios de los que regularmente eran relegados/as.  

♂       En algunas comunidades indígenas, muchas mujeres han avanzado en prácticas importantes de empoderamiento en cuanto participación en las actividades formativas, en los debates sobre las prácticas de violencia de género en los resguardos, en el manejo de la palabra.

Resultados a nivel de presencia social

 En este campo, se refiere a los logros obtenidos en cuanto a espacios organizativos que han permitido tener y ganar presencia operativa en los distintos entornos.

♂       Conformación del Equipo Masculinidades Caribe (2010 y sigue), compuesto por hombres adultos y jóvenes (mestizos e indígenas), representantes de las seis organizaciones.

♂       Formación preliminar a grupos de jóvenes hombres, para que se consoliden en cada organización / municipio como grupos locales de masculinidades.

♂       I Encuentro Caribe de Masculinidades (Cartagena, 2012), como espacio de intercambio de experiencias entre las organizaciones y con otros grupos invitados (Colectivos Fénix y Pelaos de Cartagena, Jóvenes Promotores de la Equidad de Género de Montes de María), entre otros.

♂       Un grupo juvenil de teatro que da forma artística a distintos contenidos de género (particularmente las distintas violencias contra las mujeres), y hace recorridos de presentación en distintas comunidades.  

♂       El Equipo Masculinidades Caribe se asocia a la Red Colombiana de Masculinidades por la Equidad de Género, junto con otros 14 grupos en el país: Cartagena, Apartadó, Bucaramanga, Barrancabermeja, Arauca, Manizales, Caribe, Suroeste Antioqueño; de Medellín el Grupo Combos, Movimiento de Hombres, Antígona, y el Cieg –UdeA.; de Bogotá Colectivo Hombres y Masculinidades, Grupo de Hombres de Casitas Bíblicas y Colectivo Entre-Tránsitos.

Resultados a nivel de la estrategia poblacional

♂       Fue muy importante que las variables etnia, región y generación se encontraran críticamente en torno a la relectura de las masculinidades y las feminidades. Para la experiencia fue muy valioso que el género pudiera leerse desde lo indígena y lo mestizo, desde lo rural, lo “costeño”, lo joven y lo adulto, y que estas variables se hubieran tenido en cuenta e intervenido. Esto significa que se avanzó en lograr una mirada de género relativamente integral, habiendo quedado pendientes las variables productiva y sociopolítica.

Conclusiones y o recomendaciones

♂       Es viable y sostenible que hombres campesinos e indígenas (zenú), protagonicen procesos de replanteamiento de los paradigmas patriarcales de masculinidad.

♂       Es posible, y es necesario además, articular el trabajo por unas nuevas masculinidades, en cuanto más cercanas a una ética del cuidado de la vida en todas sus variantes, a todas aquellas prácticas que quieren cuidar la tierra, las semillas, la seguridad alimentaria, el agua.

♂       Las organizaciones de mujeres pueden formar y acoger a su interior, experiencias de trabajo en nuevas masculinidades, con los hombres asociados o con los de las comunidades en general.

♂       Hombres jóvenes y adultos cuando están interesados en mejorar su calidad de vida de género, se comprometen en prácticas de transformación personal y familiar.

♂       Para ampliar las posibilidades de que las mujeres accedan a plenitud al ejercicio de sus derechos, es necesario incorporar a los hombres en dicho proceso.

♂       Es absolutamente pertinente y necesario trabajar críticamente las masculinidades en las organizaciones sociales, para contribuir a prácticas de no violencia contra las mujeres, a ejercicios más amorosos de paternidad, a una cultura de y para la paz, a la incorporación en la vida cotidiana de los hombres de una ética del cuidado, entre otros aspectos importantes a lograr para mejorar la calidad de vida de las personas.

♂       En lo metodológico, el trabajo corporal (lo que implica que sea vivencial), mostró ser la ruta ideal para lograr asentar los aprendizajes en prácticas de la cotidianidad, ya que el tamiz de la vivencia, posibilita que “se lleven puestos” de ahí para adelante todos los contenidos. La metodología corporal hizo la diferencia, porque “el taller uno se lo llevaba puesto para la casa”.

♂       Todo esto quiere decir que las construcciones de género no deben ser tomadas como simples temas de talleres o charlas, sino que por ser una condición humana inescapable e irreductible (existimos como mujeres u hombres), esto determina ya de por sí una lógica de transversalidad de y en la vida de todas las personas sin excusa de ningún tipo. Se trata de transformar la toda la plataforma patriarcal desde donde se vivencian los géneros, construyendo nuevos paradigmas y prácticas. Esta es la apuesta política de largo aliento.

 

Articulo escrito por:  la Asociación Colectivo Hombres y Masculinidades, Bogotá, Colombia

Javier Omar Ruiz Arroyave y José Manuel Hernández