Sobre la campaña

#EllasSÍestán #NOlasborremos ♀

Políticas institucionales y pertinencia de la campaña

 

La campaña se enmarca en el área estratégica 2 denominada Igualdad de género y corresponsabilidad de los hombres, contemplado en el programa actual de SWISSAID, el cual propende esencialmente por la transformación efectiva de las inequidades y desigualdades manifiestas en las prácticas culturales que determinan y perpetúan la violencia como una acción legítima desde el cual se establecen relaciones entre hombres y mujeres.

 

En este sentido, la campaña “Ellas si están, No las borremos”, surge de la necesidad, por un lado, de interpelar/cuestionar el modelo hegemónico social hetero-patriarcal, trasgresor del cuerpo y de las autonomías de las mujeres, desde el cual la mayoría de los hombres de los territorios en los que la campaña tendrá presencia, continúan asumiendo/reclamando la potestad de imponer a las mujeres funciones culturales y sociales pre-modernas, como lo son la satisfacción sexual de los hombres, la reproducción de la estirpe, la crianza de los hijos, la responsabilidad exclusiva sobre las labores domésticas, y en últimas, la negación al acceso a la propiedad de la tierra como medio de producción en sectores rurales.

 

Por otra parte, con el enfoque de masculinidades no violentas y cultura de paz, se convoca a los hombres y en especial la población más joven, a sensibilizarse acerca de la necesidad de transformar la cultura, armonizar las relaciones entre hombres y mujeres, avanzando en la generación de condiciones relacionales de respeto, equidad, justicia, solidaridad y construcción de paz.

Descripción de la campaña

La campaña se centra en nuevas y antiguas aspiraciones de las organizaciones de mujeres por la transformación de valores y prácticas ligados al sistema de dominación patriarcal y en la necesidad de subvertir el modelo de relaciones sociales situadas desde la subalternidad de la mujer. De esta manera, y teniendo como antecedentes las experiencias y resultados positivos del proyecto Fortalecimiento de las capacidades de hombres y mujeres para relacionarse desde la equidad de género y generacional, llevado a cabo por organizaciones campesinas, mestizas e indígenas del Sinú, y facilitado por Swissaid entre el 2011 y el 2017, y la respuesta positiva de las comunidades a las que Swissaid ha llevado iniciativas similares, la presente campaña pretende articular las experiencias previas de las comunidades, dando continuidad a las acciones comunicativas que buscan persuadir a las comunidades de eliminar de la cotidianidad los comportamientos y acciones violentas hacia las mujeres

 

De esta manera, por medio de afiches realizados con fotografías de mujeres del Chocó, Sucre y Boyacá, en las que solo serán reconocibles las siluetas de sus cuerpos, sus vestuarios y sus accesorios culturalmente asociado a “lo femenino” por la población de dichas regiones, se pretende representar a las mujeres que han sido víctimas en casos de violencias de género, y que fueron despojadas de su humanidad y de su vida por parte de sus parejas u otros hombres que integran la comunidad en la que habitan.

 

La intención es representar por medio de estas indumentarias, lo típicamente femenino de dichas regiones, vaciado de los cuerpos y del ser, entendiendo que las múltiples violencias que padecen las mujeres, no solo en estos territorios sino en muchas otras partes del país y del mundo, son formas de coerción y eliminación/negación de la mujer como ser y sujeta de derechos en la construcción de autonomías como género.

 

Esta imagen irá acompañada de un slogan y de un ejercicio interactivo experiencial de expresión que consistirá en un performance a través del cual se represente en cada región, la violencia en las relaciones interpersonales entre hombres y mujeres, como una forma de borrar o de negar a la mujer como sujeta de derechos.

 

La campaña se efectuará específicamente en el Chocó, Boyacá y Sucre como parte de las actividades complementarias a los procesos de sensibilización y formación en el tema de género por parte de Swissaid. 

 

 

Factores clave en las regiones

Es Importante tener en cuenta que las cifras oficiales de violencia contra la mujer en los tres departamentos, no son representativas de la realidad, dado el subregistro por falta de denuncias. Lo anterior se explica en múltiples factores sociales y culturales que subyacen a la problemática; tales como el temor a las represalias, la falta de garantía de protección a las mujeres víctimas, las dependencias afectivas, económicas de las mujeres, la falta de autoreconocimiento de derechos, la normalización y legitimación  cultural, la falta de solidaridad y sensibilización de la población, la inoperancia de algunas instituciones; en resumen la gran brecha entre los avances normativos logrados por la incidencia del movimiento de mujeres en el país, que la castigan y la cultura patriarcal que  la legitima y la  tolera.

 

Sucre

Sucre ha sido uno de los departamentos de Colombia en los que más ha hecho presencia Swissaid, y, por ende, donde más han tenido impacto iniciativas tales como el proyecto Nuevas Masculinidades y Feminidades Rurales, en cuanto a la sensibilización de la población indígena y campesina en torno al tema.

Con una presencia en dicha región de cerca de 30 años, los lazos de confianza entre la población y Swissaid se han hecho cada vez más fuertes. Así mismo, el interés en el tema y los resultados positivos en lo relacionado a las acciones encaminadas a construir nuevas maneras de masculinidad, y habiendo obtenido logros significativos en el incremento de conciencia en los colectivos de mujeres y sus derechos, ha quedado abierta la oportunidad de continuar con el proceso de transformación efectiva de las relaciones entre hombres y mujeres, avanzando hacia la equidad, y hacia la eliminación de la discriminación y de la violencia de género.

 

Boyacá

En el departamento de Boyacá, en los municipios de Mongua y Gámeza, en los que, al igual que en Sucre y Chocó, se ha vivido periodos prolongados de violencia con motivo del conflicto armado, pero también de violencia intrafamiliar y específicamente de género, la experiencia desde Swissaid ha mostrado avances limitados de generación de conciencia en algunas de las mujeres jóvenes y adultas de la comunidad. Ya es posible encontrar en algunas comunidades, por ejemplo, un rechazo abierto hacia actitudes machistas o discriminatorias en su entorno. No obstante, aún el machismo y la violencia de género siguen siendo rasgos muy fuertes de la idiosincrasia en estos municipios.

 

Bahía Solano, Chocó

La realidad en el Chocó no es muy distinta. Aunque con formas sociales y organizativas similares a las de Sucre, en la realidad cotidiana de Bahía Solano en el Chocó, sigue prevaleciendo el papel dominante del hombre y los comportamientos violentos entre hombres y mujeres. Allí, será necesario acordar algunos parámetros para establecer confianzas, de tal manera que la historia de la región no sea un impedimento para mejorar los niveles de conciencia sobre el tema de género en mujeres. Para ello, serán necesarios espacios colectivos de implementación para la expresividad y el fortalecimiento de las relaciones sociales entre la comunidad, y por supuesto, entre los mismos miembros y familias de la comunidad.

 

Documento realizado por: Viviana Sánchez Prada - Comunicadora de la Campaña ¡Ellas SÍ están, NO las borremos! #EllasSÍestán #NOlasborremos ♀