• agosto 9, 2019
  • 257
  • 3 minutes read

Semillas Criollas. Alimentando la vida

Semillas Criollas. Alimentando la vida

En esta cartilla SWISSAID presenta iniciativas que fortalecen los territorios a través de una agricultura sostenible agroecológica en tiempos de cambio climático, en la cual las semillas criollas son un elemento central.

Las semillas son el patrimonio colectivo de los pueblos. A través del mejoramiento, la multiplicación y el intercambio, los campesinos, campesinas y comunidades indígenas de todo el mundo han creado una increíble diversidad de recursos fitogenéticos en miles de años de trabajo, asegurando el suministro de alimentos. A largo plazo hacen posible que las plantas y la agricultura, se adapten a condiciones ambientales cambiantes. Esto es particularmente importante en relación con el cambio climático.
Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), el 75% de las variedades del mundo se han perdido en los últimos 100 años. Esto se debe a que la producción de semillas que antes era trabajo de los campesinos y de las campesinas está ahora cada vez más en manos de las grandes multinacionales, que dictan lo que se queda en nuestros platos. Al solicitar patentes, privatizan los recursos genéticos y contaminan las semillas criollas1 con sus variedades genéticamente modificadas. Sólo tres multinacionales controlan actualmente más del 60 por ciento del mercado internacional de plaguicidas y semillas. Con un poder concentrado y un cabildeo, su influencia en las políticas públicas es cada vez mayor.

En la mayoría de los casos, sin involucrar ni informar a la población de campesinos y campesinas afectados, los países aprueban leyes restrictivas de certificación de semillas y de propiedad intelectual que sirven principalmente a la industria de las semillas y restringen la libre circulación de las semillas criollas. Cada día más, dichas comunidades están conscientes de esta problemática y asumen compromisos para mantener la producción de los alimentos en sus manos y detener la pérdida de la agrobiodiversidad. Colombia y Nicaragua con la campaña Semillas de Identidad, promovida por SWISSAID, protege y promueve las semillas criollas que son mejoradas y adaptadas a las condiciones ambientales locales por los campesinos. El Programa garantiza que las familias campesinas tengan acceso a semillas criollas locales de alta calidad, y mantengan autonomía para producir, contribuyendo a la soberanía y seguridad alimentaria. En esta cartilla SWISSAID presenta iniciativas que fortalecen los territorios a través de una agricultura sostenible agroecológica en tiempos de cambio climático, en la cual las semillas criollas son un elemento central. 

Relacionados

Los hombres se comprometieron a la NO Violencia contra las mujeres

Los hombres se comprometieron a la NO Violencia contra las mujeres

Pacto por la no violencia contra las mujeres y cultura de paz El pasado 25 de…
Un pacto permanente por la no violencia y cultura de paz

Un pacto permanente por la no violencia y cultura de paz

Conmemoración del día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres Por medio del…
Una política pública sobre agrobiodiversidad que se debería implementar en el nuevo gobierno

Una política pública sobre agrobiodiversidad que se debería implementar en el nuevo gobierno

Grupo Semillas[1] El nuevo gobierno electo en Colombia abre nuevos horizontes que permitirán avanzar en las…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *