• noviembre 13, 2015
  • 451
  • 3 minutes read

FELICIDAD EN EL CONSEJO COMUNITARIO DE LA BARRA: “ANCESTRALMENTE CAMINO ÉSTA TIERRA QUE ES MÍA”

Vista panorámica del caserío de la comunidad negra de la Barra

Después de 10 años de estar presentando al INCODER la solicitud de la titulación colectiva de su territorio de 3.140 hectáreas, el pasado 6 de julio de 2015 el Consejo Comunitario de La Barra recibió de parte del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural, el título de propiedad de su territorio, bajo la resolución No. 03534 de 2015:

“se adjudica un territorio rural ancestral en calidad de “TIERRAS DE LAS COMUNIDADES NEGRAS”, ocupado colectivamente por las Comunidades Negras Organizadas en el Consejo Comunitario de La Barra”.

Los agricultores y agricultoras, pesqueros, piangüeras, madereros y demás habitantes, podrán seguir disfrutando de su “verdadero paraíso”, continuar su legado ancestral y cultural como comunidad negra; recibiendo a los turistas que van para deslumbrarse de las playas, las palmeras y la visita anual de las ballenas. Así como continuar con el desarrollo de su Plan de Etnodesarrollo, que prima la agricultura ecológica, es así que el cultivo en sus huertas, la tierra donde siembran sus semillas, ahora será limpiado y cuidado con seguridad sin temor que les sea quitado. 

Relacionados

Un puente de solidaridad y compromiso: la visita parlamentaria Suiza a Colombia

Un puente de solidaridad y compromiso: la visita parlamentaria Suiza a Colombia

Entre el 2 y el 6 de abril de 2024, Colombia se convirtió en el escenario…
Tejiendo cambio: seguridad alimentaria y equidad de género con las comunidades Emberá Dóbida

Tejiendo cambio: seguridad alimentaria y equidad de género con las comunidades Emberá Dóbida

Desde SWISSAID – Fundación Suiza de Cooperación al Desarrollo, nos complace compartir los resultados del Proyecto…
Agua y esperanza  – La transformación de Potosí.

Agua y esperanza – La transformación de Potosí.

En la vereda de Potosí, de Gámeza, Boyacá, se despliega una historia de transformación y esperanza…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *