• agosto 29, 2023
  • 405
  • 24 minutes read

35 años tejiendo hilos de esperanza y desarrollo para las comunidades rurales. Walquiria Pérez.

35 años tejiendo hilos de esperanza y desarrollo para las comunidades rurales. Walquiria Pérez.

En el vasto paisaje de Colombia, donde las montañas se funden con los ríos y los bosques albergan la biodiversidad más exuberante, el corazón de SWISSAID ha latido durante 35 años. En tres décadas y media hemos impulsado el desarrollo rural incluyente y tejido hilos de esperanza en comunidades de diversas zonas geográficas que han enfrentado los estragos de la violencia y la desigualdad. 

En esta celebración, recordamos el camino recorrido, los triunfos y desafíos que han marcado la Misión y el Compromiso de SWISSAID como ONG de Cooperación Suiza al Desarrollo en Colombia, un país con historias y saberes ancestrales multiculturales y Multiétnicos.  

Es un honor para mí y motivo de inmensa alegría compartir con ustedes este aniversario número 35 de SWISSAID en Colombia. Les confieso no fue fácil resumir para esta noche una historia de 35 años de vivencia y en especial recordar y agradecer a todas las personas amigas y aliadas que nos han acompañado en este trasegar. 

 

Concurren a mi memoria 4 periodos relevantes en la historia de SWISSAID: 

Un PRIMER PERÍODO, entre 1987 a 2003, que significó la génesis de un valiosísimo proceso de acompañamiento comunitario en la defensa del derecho a la tierra, la seguridad alimentaria y la gobernanza territorial. En este periodo resalto en especial dos hitos importantes:  

Por una parte, la recuperación de tierras en el Resguardo Indígena Zenú de San Andrés de Sotavento en el departamento de Córdoba. A lo largo del tiempo, los miembros de este resguardo indígena experimentaron la progresiva pérdida de sus tierras, en gran parte debido a un desconocimiento de la legislación que los amparaba. La promulgación de la ley 55 de 1905 por parte del gobierno fue un golpe a sus derechos, ya que contempló la disolución de resguardos como una estrategia para invisibilizar a la población indígena y así invalidar los títulos de propiedad del Resguardo.  

En dicha disputa, la creación y difusión del video titulado «Los Indios en Colombia Sí Existen» fue crucial. Este material audiovisual se volvió viral en los medios de comunicación y desempeñó un papel fundamental al respaldar la campaña de recuperación de tierras en el Resguardo. 

Es importante resaltar que los esfuerzos de recuperación de tierras apoyados por SWISSAID para esta comunidad, logró avances notables. Lo que implicó la exitosa restitución de 91 fincas, abarcando un área total de 10,086 hectáreas de un área total del Resguardo de 83.000 hectáreas.  Todo ello, estuvo acompañado de esfuerzos para el rescate y la valoración de los métodos ancestrales de producción, así como la recuperación de las semillas tradicionales. Posteriormente, el surgimiento de Las Escuelas Agroecológicas abrió caminos para incidir en otras regiones de Colombia como el eje cafetero, el Sur Oeste de Antioquia; Valle del Cauca y Chocó. 

Estos logros permitieron que las comunidades recuperaran no solo su patrimonio territorial, sino también su identidad cultural y su arraigo histórico en la región. 

El segundo momento especial en esta historia abreviada de la trayectoria de nuestra organización fueLa Recuperación de la seguridad alimentaria en el retorno de poblaciones desplazadas. Recordamos el acompañamiento de SWISSAID a familias indígenas y campesinas víctimas del conflicto armado. Esto tuvo lugar en la década de 1990 a 2000 cuando recrudecía la guerra entre grupos paramilitares y guerrillas de las FARC y ELN, el dolor y la vergüenza del desplazamiento forzado en Colombia.  

Entonces, el trabajo de SWISSAID estuvo abocado a acompañar y dignificar varios procesos de retorno entre los que destacamos: el de la comunidad indígena Zenú, el Volao en el municipio de Necoclí en el Urabá Antioqueño; y el de Bajo Atrato Riosucio, Carmen de Bolívar y San Jacinto en Montes de María. Para facilitar el retorno de las comunidades a sus lugares de origen fueron fundamentales las alianzas conformadas con las parroquias locales, el Comité de la Cruz Roja Internacional y la sociedad civil. 

De este proceso se recogieron las lecciones aprendidas en la guía “Recuperando Vida” para la recuperación de las semillas y la soberanía alimentaria en situaciones de conflicto en Colombia.  En dicha guía encontramos los métodos para el diagnóstico e inventarios de la biodiversidad local para el reconocimiento de los recursos productivos y su manejo, (vegetal, animal, plantas medicinales y semillas); así como la recuperación de la autoestima y la afirmación cultural.  

En un país donde el desplazamiento ha llevado a la pérdida de semillas tradicionales y dietas ancestrales, las propuestas planteadas por SWISSAID se han convertido en una poderosa herramienta para la estabilización de las comunidades y la construcción de proyectos de paz y convivencia. 

Un SEGUNDO PERIODO, se consolidó de 2005 al 2012, en el cual migramos desde una visión organizacional del trabajo por proyectos a una estrategia de enfoque territorial priorizando temáticas y con una concentración geográfica. Así formulamos nuestro primer plan estratégico a nivel de País con objetivos, metas e indicadores acompasados con un riguroso plan de monitoreo.  También nuestros informes anuales se convirtieron en documentos de análisis basados en los cambios y desafíos identificados en los territorios.   

Este fue el inicio de una ambiciosa misión estratégica de SWISSAID “Una opción por lo rural” para acompañar a comunidades y organizaciones comunitarias étnicas y campesinas en el reclamo de sus derechos y la gobernanza territorial, la promoción de una agricultura sostenible y la generación de condiciones de seguridad alimentaria, conservación de recursos naturales  y equidad de género como apuesta para un desarrollo rural integral sostenible.   

En este segundo período se resaltan 3 temáticas:  

  1. La gestión comunitaria del Territorio. con el acompañamiento a la formulación de Planes de Vida, Planes de Manejo Territorial y Planes de Etnodesarrollo, Swissaid apoyó el surgimiento de propuestas comunitarias desde la propia reflexión de las organizaciones de base, constituidas así como sujetos que conceptualizan y protagonizan su propio desarrollo. Entre estas experiencias, se destacan varios procesos ubicados en diferentes zonas geográficas del país, siendo la región Pacífica una de las más beneficiadas con la formulación de 7 planes de desarrollo en este período. De estas experiencias de construcción colectiva emergieron análisis que nos permitieron profundizar como equipo, en los conceptos del territorio y la defensa de la biodiversidad, integrando ejes de acción respecto al impacto de megaproyectos sobre las comunidades étnicas y campesinas. 
  2. La equidad de género y la participación de las mujeres en los procesos de desarrollo, ha sido otro pilar fundamental en la conceptualización de las estrategias emprendidas durante este periodo. En torno a este elemento se hace visible el compromiso por el empoderamiento económico de las mujeres, la promoción y la igualdad de oportunidades; así como la lucha contra la violencia de género a partir de un proceso de sensibilización y promoción de nuevas masculinidades.
  3. c) También el enfoque agroecológico ha sido esencial como dispositivo de cambio incorporado en las estrategias emprendidas por SWISSAID. A través de la promoción de la agricultura sostenible y la diversificación de cultivos, SWISSAID ha brindado a las comunidades locales la capacidad de ser autosuficientes y de generar sus propios ingresos. Sobre este particular el proceso sistemático de recuperación y defensa de semillas nativas ha sido una de nuestras grandes apuestas y ha traído consigo el rescate de múltiples variedades de maíces nativos y criollos y la articulación prodigiosa con organizaciones de productores de la región caribe y el apoyo del Grupo Semillas.   

En este período se dio vida a la Campaña Semillas de Identidad, así como a la conformación de las redes y las casas comunitarias de semillas. Al promover el intercambio de semillas, SWISSAID ha fomentado la cooperación entre las comunidades, promoviendo capacidad de adaptación y el trabajo conjunto hacia un objetivo común, la diversidad cultural y agrícola.  

Un TERCER PERIODO en este recorrido, se establece entre 2013 a 2017. Luego de una evaluación del período anterior, se formuló nuestro segundo Plan Estratégico, dando continuidad a los ejes y enfoques centrales desarrollados. De forma novedosa se incorporó la generación de alianzas y redes de intercambio y gestión de conocimiento. 

Entre las alianzas forjadas para el trabajo con las comunidades, SWISSAID entabló puentes de colaboración con Fundaciones Privadas, como: La Fundación Aurelio Llano, La Fundación Surtigas, y la Fundación Gases de Occidente (actualmente Fundación Promigas), las cuales nos permitieron ampliar la mirada de la Cooperación y establecer nuevas estrategias que incluían el trabajo con Jóvenes Rurales y Urbanos. Entre los proyectos desarrollados en este sentido destacan Pacífico Joven, Jóvenes con Valores Productivos y Jóvenes con una propuesta alternativa de participación política en Sucre.  

Finalmente, quisiera referirme al período actual. En este trasegar, evaluamos el cumplimiento de las metas trazadas, recogemos lecciones aprendidas e incorporamos aproximaciones interesantes e innovadoras a nuestro trabajo. La Estrategia País se consolida ahora como un Programa País formulado bajo una clara teoría de cambio: Para hablar de Paz se deben transformar las condiciones en el campo. Efectivamente, este Programa nace en el contexto de oportunidades e incertidumbres que emergen de la aplicación del Acuerdo Final de Paz entre el gobierno y la FARC y la apuesta por una transformación efectiva de las desigualdades e inequidades que viven las poblaciones campesinas, indígenas y afrodescendientes en Colombia. 

En el marco de este Programa País, hemos alcanzado importantes logros. Por una parte, consolidamos metodologías de aprendizajes en clave de escuela activa, la primera de estas es la Escuela Semillas de Identidad. A partir de las experiencias de redes y casas comunitarias de semillas, se implementó la Escuela de Custodios y Guardianes de Semillas en 5 regiones: Caribe, Cafetera, Boyacá, Sur Occidente y Nariño. El propósito de la Escuela es “enamorar” una nueva generación de jóvenes custodios de semillas con capacidad de asumir integralmente la dinámica de las redes y las Casas Comunitarias de Semillas en producción, acompañamiento, calidad, capacitación, administración, investigación e incidencia. 

En este periodo hemos logrado institucionalizar el enfoque de Género a nivel del Programa País y las organizaciones Copartes con el proyecto “Mujeres, Participación Política y Paz desde un enfoque relacional de género”, con 3 estrategias clave: 1) gestión del conocimiento, 2) articulación e incidencia, y, 3) sensibilización en masculinidades y no violencia.  En gestión del conocimiento se logró para el 2022, sistematizar una propuesta metodológica y pedagógica denominada: “Escuela de gobernanza y construcción de paz desde un enfoque relacional de género, formación política y ciudadana”. Como resultados las mujeres han elaborado su “Agenda Ciudadana” las cuales se han focalizado en propuestas de mejoramiento de los derechos de bienestar social; prevención de violencias basadas en género y derechos económicos de las mujeres. 

Por último, es fundamental resaltar que los resultados y apuestas estratégicas impulsadas en este periodo desde la Cooperación de SWISSAID se han visionado e implementado gracias al fortalecimiento de organizaciones comunitarias de bases con quienes se ha promovido la participación ciudadana, el desarrollo sostenible y equitativo. Del mismo modo, el apoyo de SWISSAID ha creado un entorno de colaboración y empoderamiento, donde las comunidades se sienten respaldadas y unidas para enfrentar desafíos y aprovechar oportunidades. Al final, se ha logrado en los territorios un trabajo en Red entre organizaciones como símbolo de resiliencia, solidaridad y progreso compartido. Aquí una lección para la Cooperación al desarrollo donde es necesario establecer fases de colaboración no menor a 3 años para lograr una autonomía y sostenibilidad; y adicionalmente que estas organizaciones se conviertan en actores locales para seguir apoyando el surgimiento de nuevas organizaciones comunitarias de base en especial liderada por jóvenes. 

Las Alianzas estratégicas que se han conformado nos han permitido escalar la visión territorial y la defensa de la agrobiodiversidad. Aquí vale resaltar el crecimiento y sostenibilidad del Proyecto Montañas Vivas, ahora ligado al proyecto “Guardianas de Los Páramos” y establecido en 6 municipios del Departamento de Boyacá en Alianza con el Programa de Pequeñas Donaciones del GEF.  Por su parte, el convenio con la Fundación Promigas es también un claro ejemplo de alianzas, en este caso en una apuesta por la mejora de los medios de vida de jóvenes rurales de Sucre.  

En este camino de la memoria, no puedo dejar de mencionar cuán importante ha sido liderar un equipo profesional comprometido, quienes han hecho realidad las ideas, y han llevado a la práctica, con las comunidades de base, las proyecciones de cambio construidas desde enfoques integrales.  

 

Finalmente, quisiera extender un profundo agradecimiento a Daniel Ott, al consejo consultivo de SWISSAID en Colombia y a la Cooperación Suiza en Colombia que han sido aliados constantes en el camino hacia un futuro de paz y justicia rural, forjando pilares sólidos de trabajo comunitario, equitativo, solidario y sostenible.  

Sabemos que, al promover la paz, se busca no solo detener la violencia, sino también crear condiciones propicias para el desarrollo humano, social y económico de la población en Colombia. En especial cuando actualmente un Plan Nacional de Gobierno brinda la oportunidad a los movimientos sociales de debatir e incorporar los ideales de un desarrollo rural sostenible y equitativo en Colombia, es cuando más presencia se requiere de la Cooperación Suiza en Colombia.  

En este aniversario, celebramos con gratitud y renovado compromiso por un mejor futuro para todas y todos en Colombia.

Walquiria Pérez, 2023. Discurso pronunciado durante el evento de celebración por los 35 años de SWISSAID en Colombia.

Relacionados

Tejiendo cambio: seguridad alimentaria y equidad de género con las comunidades Emberá Dóbida

Tejiendo cambio: seguridad alimentaria y equidad de género con las comunidades Emberá Dóbida

Desde SWISSAID – Fundación Suiza de Cooperación al Desarrollo, nos complace compartir los resultados del Proyecto…
Agua y esperanza  – La transformación de Potosí.

Agua y esperanza – La transformación de Potosí.

En la vereda de Potosí, de Gámeza, Boyacá, se despliega una historia de transformación y esperanza…
8M: Día Internacional de la Mujer – «Seguras en cada espacio, libres en cada paso».

8M: Día Internacional de la Mujer – «Seguras en cada espacio, libres en cada paso».

En el Día Internacional de la Mujer, es crucial impulsar la creación de espacios seguros para…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *